Piden 3 años de prisión condicional para el dueño de dos perros que causaron la muerte de una mujer

La Fiscalía y la Defensa de Silvio Gaitán, propietario de dos perros que ocasionaron la muerte de una mujer en abril de 2011 en una casa de Bajada Grande, Paraná, solicitaron al Juez, Dr. Pablo Vírgala, que aplique al imputado una pena de tres años de cumplimiento efectivo, en el marco de un juicio abreviado. El proceso contra el dueño de los dos perros raza Rottweiler fue suspendido a prueba en 2012, pero la suspensión se revocó dos años después, ante el incumplimiento del pago de la reparación económica.

       En una audiencia de juicio abreviada celebrada hoy ante el Juez del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná, Dr. Pablo Vírgala, la fiscal Dra. Matilde Federik y el defensor particular, Dr. Boris Cohen, presentaron un acuerdo en el que solicitan que se aplique a Silvio Gaitán una pena de tres años de prisión de cumplimiento condicional, por el delito de homicidio culposo de Susana Proni, fallecida a raíz de las mordeduras de dos canes, el 10 de abril de 2011 en una vivienda de Avenida Estrada, en el barrio Bajada Grande de la capital provincial.
        Gaitán, que es jubilado y realiza trabajos ocasionales en María Grande, ofreció además, como regla de conducta, la realización de tareas comunitarias durante 8 horas mensuales, por el plazo que establezca el magistrado, en una entidad de bien público de Paraná.
        En la audiencia, el Juez Vírgala explicó al imputado en qué consiste el juicio abreviado, con las implicancias de admitir la responsabilidad sobre el hecho, ante lo cual Gaitán respondió que está de acuerdo con lo convenido por su defensor y el Ministerio Público Fiscal. También le explicó en qué consiste el modo de cumplimiento condicional de la pena, que puede convertirse en prisión efectiva ante la inobservancia de las reglas de conducta o la comisión de un nuevo hecho delictivo. En el plazo legal el Juez resolverá si se dan los requisitos para aplicar la pena acordada por las partes.
        Silvio Armando Gaitán había sido beneficiado en 2012 con la suspensión del juicio a prueba, por el entonces Juzgado de Instrucción Nº 5 de Paraná. Para lograr la aplicación de ese instituto, el imputado se comprometió a realizar tareas comunitarias, aportar mensualmente alimento balanceado para los dos canes que fueron alojados en una dependencia municipal, y abonar otro monto en concepto de reparación económica a los hijos de la víctima. En 2014, la Justicia constató el incumplimiento de esos compromisos y el mismo Juzgado de Instrucción, luego de realizar varias intimaciones, le revocó la suspensión. El juicio siguió adelante y hoy las partes presentaron el acuerdo, incluyendo la imposición de una pena.

       Información BLOG-SIC 149/15, 06 de agosto de 2015.

 

 

 

Lic. Alejandro Heinrich
Jefe del SIC-STJER